lunes, 27 de julio de 2015

Wargames sin batallas?

O más correctamente sin que las batallas sean su elemento base. Por puesto estarán presentes, pero otros factores o bien las engloban o -directamente- las eclipsan. Es posible su existencia o estamos hablando de una contradicción en términos?

Me explico: en este lapso estival he podido profundizar en juegos que si bien son claramente wargames, tienen un enfoque y perspectiva que deja muy en segundo plano la representación directa del combate.


Uno de ellos es el Lincoln Wars: Conocidos son mis desencuentros con este jueguicho y su muy poco profesional edición (reglamento infumable, erratas en cartas y mapa...). Aún así, perseveré con él y tras la reelaboración de sus reglas ha quedado bastante mejor resuelto (eso sí, las demás pegas te las "quedas").

Ahora no sólo se puede jugar sino que, además, conserva esa originalidad de enfoque responsable de que me interesase la primera vez. Aquí la clave son los personajes, competentes e inútiles, honestos o desleales, así como el liderazgo y la relevancia política.
Tales consideraciones se plasman, militarmente, en el número de estrellas que un general posee (lo que le da ciertas capacidades y le permite mandar más o menos hombres). Esa es, por así decirlo, la "unidad métrica" del juego y no existe prácticamente ninguna otra ficha de armas o tropas. Se completa todo ello con la posibilidad de degradaciones y promociones según directrices, fundamentalmente, de los dos gobiernos y con una fase estratégica bastante abstracta pero bien resuelta.

Todo lo cual resultó -para mí al menos- en una perspectiva muy fresca y atrayente, que no me habría esperado, sobre todo en este conflicto en concreto donde, independientemente del nivel de detalle en la simulación, siempre se ha dado gran relevancia a la batalla campal (The Civil War, A House Divided, For the People...).


Otro ejemplo ha sido el Rebel Raiders: Hasta cierto punto, siguió el mismo tortuoso camino en mi aprecio que el anterior. Al saber de él por primera vez me interesó mucho, tanto por los sistemas que recogía como porque, curiosamente, me recordaba en ciertos aspectos a mi querido Victory in the Pacific (relevancia de las unidades navales, por ej.). Y de nuevo, cuando salió editado, me decepcionaron varias cosas (aspecto de fichas, erratas en marcadores).
Sin embargo, con el tiempo, también acabé por probarlo...
De nuevo estamos, sin duda, ante un wargame (ligero, pero wargame), pero también es mucho más que eso. Un juego de "mayorías" (compra y acumulación de elementos) y de "colocación de trabajadores", donde la disposición de tus contrabandistas y corsarios es, de lejos, mucho más relevante que su fuerza militar. También es asimétrico (el aspecto más "bélico" queda realmente para los norteños) y resuelve los combates que llamaríamos "tradicionales" de forma simple, con un número de dados determinado por el año, la situación geográfica o política y con modificadores bastante coherentes. Sin las esperadas unidades militares terrestres, tropas anfibias o asaltos navales presentes por ningún lado... Sólo unos marcadores que se gastan, puede que un general o dos y las citadas tiradas de dado. Tras eso, la sencilla colocación de una bandera (o no) marcará el desenlace de la operación.

Quizá en este caso el enfoque sea menos "revolucionario"; a fin de cuentas no tiene las pretensiones de recrear la totalidad del conflicto, pero la misma posibilidad de su acotación a aspectos "bélico-mercantiles" puede que sea en si misma ya todo un logro.

Curiosamente, ambos tratan la guerra civil estadounidense. Serán esas ansias innovadoras fruto de la sobreabundancia de títulos sobre tal sujeto y de un consiguiente agotamiento, en algunos diseñadores, de los tratamientos más ortodoxos? Y si es así, podría este interesante proceso trasladarse a otros conflictos?


Antes de contestar claramente, quizá debamos esperar a tener entre manos otro juego que, de igual forma, lleva tiempo haciéndome "tilin": El Churchill. A pesar de que su diseñador declara rotundamente que no es un wargame, no podría ser que -a lo mejor- formara parte de esta nueva generación de "wargames sin batalla"?.
Tengo gran curiosidad por "destriparlo". Veremos entonces...


The End.

6 comentarios:

  1. Muchas gracias de nuevo Pablo. Coincido contigo en el interés por el Churchill, es un juego cuyo planteamiento me llama enormemente la atención. ¿Lo leíste también en la revista C3i?.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Interesante reflexión.....
    El Lincoln War es un juego que inicialmente me llamó mucho, luego te leí y me desilusioné con él.....¿ será ahora el momento?.....

    ResponderEliminar
  3. Gracias por vuestros comentarios. El Churchill lo sigo desde que lo ví en P500. Luego bajé las reglas y le eché un vistazo. Me parece bastante interesante.

    La verdad que la reflexión podría ampliarse para incluir algún juego más, como el Balance of Powers (sobre la Gran Guerra) o incluso varios de la nueva hornada de GMT, tipo Triumph and Tragedy o, mejor aún, Cataclysm. Se menos sobre ellos, pero parece que algo se mueve...

    En cuanto al Lincoln, pues... bueno, sabiendo los pros y contras, si te interesa mucho no es mala opción. Pero, para mí, sigue siendo un juego caro.


    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Conocidos son mis desencuentros con este jueguicho y su muy poco profesional edición"

      Sin que sirva de "excusa" este comentario me parece excesivo en el que se entiende que MMP como empresa y uno mismo como responsable gráfico (cartas y fichas) ha creado un juego de cualquier manera sin importar su producto, nunca más lejos de la realidad.

      Cuando se firma un contrato con un diseñador conocido con su propio "equipo" de "developers", "playtesters", etc como es el caso de "Lincoln War", es este el que proporciona el material final para su posterior publicación, MMP o cualquier otra empresa del gremio realizará su seguimiento y chequeo de cualquier errata pero claro, siempre basado en el material proporcionado por el diseñador, si este material contienes errores de diseño es muy difícil, yo diría imposible de detectar por las personas externas al mismo como ha sido el caso.

      Podéis estar seguros que el primer contrariado y disgustado por lo acontecido con el juego es MMP después del trabaja, dinero, etc invertido en el desarrollo del mismo.

      Personalmente ha sido un palo, si en algo puedo ayudar a arreglar lo que se pueda de las erratas comentadas me lo comentáis y lo hablo con MMP.

      Saludos
      Niko

      Eliminar
  4. Hola, Niko. De mi comentario, por favor, no deduzcas una critica generalizada a MMP. Creo que no es eso lo que se dice pero, por si acaso, lo hago mas explicito. Ahora, respecto a ese juego... Que puedo contar? Pues mi simple opinion, ni mas ni menos.

    Ya he citado en ocasiones anteriores las razones de mis criticas (no solo de éste sino también de alguno de GMT). Y asi se lo comenté igualmente a su diseñador, escribiendome con él en BGG.
    La causa de sus deficiencias, imagino, viene de muchas partes pero -a mi modo de ver- en este caso son bastante graves (también he dicho que no comprenden el apartado gráfico de sus fichas). Como consumidor wargamero exigente creo que debo contarlo aqui. Pero nada mas, ya digo que es solo una opinión.

    Siempre agradecido por tu buen hacer y tu interés. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo agradezco mucho Pablo y te pido disculpas porque esa ha sido mi sensación y de verdad no te puedes imaginar lo frustrante que es después del duro trabajo realizado, realmente una pena.

      Claro, faltaría más, ya sabes que yo nunca me meto en esos temas, solo suelo meterme cuando alguien hace comentarios despectivos, ya sabes a lo que me refiero.

      Si, ciertamente, en MMP la experiencia con el diseñador ha sido de "nunca mais" después del esfuerzo y más contratando a un diseñador "outsaider" que encarece el producto, etc, etc.

      Ya sabes que sigo este blog porque me encanta y disfruto un huevo leyendo todo, los artículos y las opiniones.

      Y aprovechando que el río pasa... ALB 2º edición está ya enviándose ;-)

      Un abrazo
      Niko

      Eliminar